Cervicalgia

¿Qué es?

Se le conoce como dolor de cuello (nuca y vértebras) que puede expandirse a los hombros y/o a la cabeza. En ocasiones, si no es que la gran mayoría, llega a limitar el movimiento del mismo cuello  incluso de los hombros provocando dolor al intentar realizarlo.

¿A quién afecta principalmente?

La causa más común de padecer cervicalgia es por una lesión en las partes blandas por consecuencia a un traumatismo o un deterioro progresivo. Por lo tanto afecta a las personas que hayan sufrido algún accidente como un choque automovilístico dando como consecuencia un «latigazo cervical».

Se presenta también en personas que acostumbran tener una mala postura. Personas con alteración en la visión también pasan a ser víctimas del dolor de cuello ya que se produce una tensión involuntaria de los músculos del cuello.

Enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide, también provoca este dolor debido a la tensión muscular.

Puede afectar a pacientes tanto niños, jóvenes o  adultos.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Cuello Rígido con dolor al movimiento 
  • Dolor de cabeza
  • Dolor a la palpación en la zona
  • Dolor y pesadez de hombros
  • Cansancio
  • Hormigueos en manos

Tratamiento fisioterapéutico:

En primera instancia, acude con un especialista quien realizará un interrogatorio para poder entender lo que esté provocando dicho dolor y molestias, se realizarán pruebas funcionales y palpatorias para identificar qué músculos son los afectados.

El tratamiento puede consistir en:

  • Disminuir inflamación mediante crioterapia o termoterapia
  • Disminuir dolor mediante electroterapia o técnicas manuales/instrumentales.
  • Fomentar la elongación muscular para evitar espasmos musculares.
  • Ampliar rangos articulares mediante movilizaciones activas o pasivas
  • Crear un plan de tratamiento de seguimiento en casa
  • Incentivar la higiene postural con el objetivo de corregir las posturas viciosas que se refiere al uso correcto del cuerpo en todo momento y no forzar de más las articulaciones, músculos, huesos o ligamentos.  

El objetivo del tratamiento es disminuir el dolor e inflamación, reincorporación a las actividades de la vida diaria y evitar nuevas lesiones.